León, 7 de octubre de 2019.- Con motivo del primer aniversario de la eliminación del impuesto al sol, María Teresa Marqués, Commercial Technician de Braux Energy Group y delegada de la Unión Española Fotovoltaica en Castilla y León, ha querido hacer balance de este primer año.

Así, María Teresa, ha hecho una valoración global positiva, en la que ha remarcado el creciente interés hacia el autoconsumo experimentado en casi todos los sectores de la comunidad. “Desde las empresas como Braux, dedicada al sector fotovoltaico desde hace más de 15 años, estamos percibiendo por parte de los clientes mayor interés y conocimiento de la tecnología fotovoltaica y los beneficios que ésta tiene. En este sentido, el cambio es grande porque cada vez nos cuesta menos convencerles de que instalar fotovoltaica para autoconsumo es una importante medida de ahorro económico desde el punto de vista energético, muy rentable para su negocio. Si bien es verdad que, en ocasiones, los clientes puede que tengan exceso de información confusa, lo que puede llegar a desorientarles”, ha señalado.

Por sectores, la delegada de UNEF ha indicado que aquellos que más están apostando por la tecnología fotovoltaica en Castilla y León son el agrícola y el ganadero. “En nuestra comunidad, el sector primario tiene gran peso, las industrias agrícola y ganadera son las que están haciendo una mayor apuesta por el autoconsumo, dadas además las facilidades que tienen a la hora de financiar este tipo de proyectos. No obstante, dentro del sector industrial también está teniendo una gran aceptación pues, además de ahorro económico, cada vez hay mayor interés en innovar y mejorar la imagen corporativa a través del compromiso medioambiental”. En contraposición a esto, la delegada ha señalado que es el sector residencial el que de momento va más despacio a la hora de dar el paso.

Asignaturas pendientes: más y mejor información y homogeneidad y agilidad en los trámites

De cara a futuro, la delegada de UNEF en Castilla y León ha indicado que las expectativas del sector fotovoltaico pasan por seguir creciendo en los próximos 10 años, tanto en la comunidad como a nivel nacional. “Lo único que me preocupa algo más es cómo pueda influir la posible revisión tarifaria propuesta por la CNMC”, ha añadido.

Además, María Teresa ha querido hacer hincapié en que “aún quedan cosas por hacer” en la comunidad y en la necesidad de “informar adecuadamente a los clientes acerca de en qué consiste el autoconsumo y las ventajas de implantarlo en sus negocios u hogares”. Asimismo, ha apuntado como necesaria la homogeneización de los trámites en todas las provincias de la comunidad autónoma y la agilización de respuestas tanto por parte de la Administración como de las compañías distribuidoras.

“No estamos muy a favor de la concesión de ayudas y subvenciones que ralenticen y condicionen las decisiones de los clientes. Se deben buscar nuevas vías de incentivo, como pueden ser deducciones fiscales como las existentes en otras comunidades. Por otro lado, debería de crecer y facilitarse la financiación para este tipo de proyectos a nivel industrial en todos los sectores”, ha matizado.

Por último María Teresa ha añadido como idea para que la fotovoltaica siga desarrollándose, la puesta en marcha de “instalaciones de referencia” en dependencias públicas (hospitales, colegios, edificios públicos…) llevadas a cabo por empresas de la Comunidad.