En la Jornada sobre Integración de la Tecnología Fotovoltaica en la Edificación, celebrada el pasado 2 de marzo en la Feria Internacional de Energía y Medioambiente, GENERA 2017, organizada conjuntamente por UNEF y FOTOPLAT, y con participación del ministerio, empresas, las asociaciones del sector y centros de investigación, se abordaron los retos tecnológicos actuales de la integración de la fotovoltaica en edificios y las posibilidades que ofrece para contribuir a mejorar la eficiencia energética de los edificios y aumentar la contribución de fuentes de energías renovables.

Se revisaron los productos y los sistemas para integración de fotovoltaica en edificios, los ejemplos recientes más representativos y también los más singulares, y se presentaron herramientas para el diseño de proyectos y para la automatización de los procesos de fabricación de módulos fotovoltaicos especiales para edificios.

Fachada con FV integradaUno de los hilos conductores de la jornada fue sin duda la oportunidad que ofrece la rehabilitación de edificios para la integración de energía solar fotovoltaica. Como se ilustró con algún ejemplo, como es el caso de la reciente rehabilitación del edificio 42 del CIEMAT, en la reforma de la envolvente de un edificio se puede contar con los módulos fotovoltaicos en sustitución de elementos constructivos convencionales, de forma que, al tiempo que se cumple con las exigencias constructivas, se contribuye a generar electricidad de forma limpia y renovable desde el propio edificio.

Y es que las Directivas europeas recientes, y sus paulatinas trasposiciones a la normativa española, exigen unos mínimos de eficiencia energética en las reformas importantes de los edificios.

Además, se insta a que se estimule la transformación de los edificios reformados en edificios de consumo casi nulo, que son los tienen una eficiencia energética muy alta y cubren en gran parte su bajo consumo con energía procedente de fuentes renovables. Algo que será obligatorio a partir de enero de 2019, para  para edificios públicos, y dos años más tarde para los privados.

En esos edificios más eficientes y con mayor contribución de fuentes de energías renovables, la tecnología fotovoltaica va a jugar un papel muy importante, por la facilidad que tienen los módulos fotovoltaicos de integrarse arquitectónicamente como elementos constructivos. Las fachadas, las cubiertas o los elementos de sombra de los edificios pueden albergar módulos fotovoltaicos, con resultados muy positivos, como muestran cada vez más numerosos ejemplos.

Dª Nuria Martín Chivelet
Científico Titular, CIEMAT
nuria.martin@ciemat.es