Las recientes noticias que han marcado el actual escenario internacional, como el deshielo cada vez más rápido del ártico y los episodios de extrema contaminación que ocurren en algunos estados de Asia, como China, nos recuerdan que el cambio climático es una realidad a la que tenemos que enfrentarnos con seriedad y celeridad.

En la lucha contra este fenómeno, la transición energética es la clave para pasar a un modelo en el que los combustibles fósiles ya no son imprescindibles, porque se sustituyen por fuentes de energía renovable y limpia, como la tecnología fotovoltaica.

En este camino hacia un modelo limpio, las instituciones nacionales, regionales y locales tienen un papel central, porque a través de sus medidas regulatorias e iniciativas pueden llegar a ser partes actoras e impulsoras de las renovables.IMG_6975_bis

En este sentido, el sector verde cuenta con un apoyo importante por parte de la Comunidad Autónoma de Castilla La Mancha, que en ocasión del tercer Foro Solar Español, el encuentro de referencia del sector fotovoltaico que se celebró el pasado noviembre, presentó los planes puestos en marcha para fomentar el ahorro energético y la producción de energía renovable para autoconsumo de la mano del Director General de Industria, Energía y Minería, Junta de Castilla La Mancha D. José Luis Cabezas Delgado.

Castilla La Mancha cuenta con el 923MW de potencia instalada en fotovoltaica, lo que representa el 19,8% de la potencia instalada a nivel nacional (4664MW) y que implica que la dependencia energética sea entorno al 46%, cuando a nivel de España es del 74%.

A parte de la fotovoltaica y de las demás fuentes de energía renovables, en los años la administración de Castilla La Mancha ha hecho una clara apuesta por el autoconsumo, al reconocer su importante papel de reducción de la contaminación, democratización del sistema y creación de puestos de trabajo y de actividad económica, además de la reducción del precio del recibo de la luz.

¿Cuáles son las iniciativas concretas que se han implementado?
En concreto, desde Castilla La Mancha se han llevado a cabo diferentes medidas de apoyo, como:

  • Se destinan de 5,5 millones de € anuales al ahorro energético y la producción de energia renovable para autoconsumo
  • Se dan ayudas para la adquisición de vehículos eficientes y para el aislamiento en edificaciones y mejoras de los sistemas de calefacción.

Es en el marco de este compromiso a largo plazo con la energía verde que la Comunidad está trabajando en un plan para que se reduzcan, se mejoren y se faciliten los tramites administrativos y medioambientales, con el fin de hacer aún más atractiva la misma comunidad autónoma.

El apoyo de instituciones como Castilla La Mancha es ejemplarizante, porque crea las condiciones adecuadas para que las renovables puedan florecer en un marco adecuado.

Julio Espadas
Director de Proyectos, Business Development Manager
I+D Energías
Delegado de UNEF en Castilla La Mancha