El pasado diciembre, con la publicación de la resolución por la que se establecen los criterios de aptitud para participar en los servicios de ajuste del sistema (Resolución del 18 de diciembre de 2015 de la Secretaría de Estado de Energía), se terminó de abrir la puerta a la participación en dicho mercado para la generación solar fotovoltaica. Los generadores que decidan participar en los diferentes servicios de ajuste, como el mercado de soluciones de restricciones técnicas, servicios complementarios y gestión de desvíos, deberán superar con éxito el correspondiente procedimiento de pruebas.

Sin embargo, es una realidad que el sector fotovoltaico no está preparado por sus propias limitaciones tecnológicas para participar en todos y cada uno de ellos.

¿Cómo se puede cambiar esta situación, para asegurar que la fotovoltaica pueda participar?

En primer lugar, será necesaria una fuerte inversión en el desarrollo de tecnologías de almacenamiento de energía eléctrica competitiva y compatible, que tanto ha venido demandando el sector desde hace tiempo.

Además, se necesitará mejorar en los coeficientes de disponibilidad de las instalaciones, en la implementación de mejores herramientas de predicción meteorológica que permitan ajustar las ofertas y en herramientas de gestión más completas para poder participar eficientemente en el servicio.

power-line-171140_960_720Una nueva oportunidad para el sector FV

Considerando que el sector ha sido muy castigado en los últimos años, entre otros factores, por la supresión de la retribución primada y el ajuste de la rentabilidad razonable para instalaciones ya en servici,o y por una caída constante de los precios del mercado diario en los últimos años,  los servicios de ajuste ofrecen a las empresas una excelente oportunidad de percibir una retribución extra, que en 2015 alcanzó una media de 4,3 €/MWh según los datos proporcionados por Red Eléctrica en una nueva edición del Informe del Sistema Eléctrico Español, que publica anualmente.

No obstante, el verdadero reto se encuentra en que, a día de hoy, se trata de una apertura teórica y de base legal para las instalaciones fotovoltaicas, que queda marcada por las limitaciones de tipo técnico propias del sector, aún por solventar, y ante las que éste deberá responder a la mayor brevedad posible para que sea una apertura real y sin restricciones.

Es por ello que el esperado éxito llegará si las empresas son capaces de mantenerse a la vanguardia y la innovación, superando las limitaciones tanto para instalaciones ya en funcionamiento como para los nuevos desarrollos que están por venir.

Victoria Azancot
Directora Técnica de UNEF (dtecnica@unef.es)